Noticias

Crónicas de los partidos, previas y  actualidad del club

Liberbank

Los de Lidio Jiménez lograron su primera victoria de la segunda vuelta, la segunda a domicilio y la primera en Benidorm, una nueva estadística rota. Esta vez se impusieron a un Benidorm que comenzó mejor pero acabó maltratando el Ciudad Encantada.

Semanas más que complicada para los conquenses, que llevaban toda la semana sin poder entrenar con Rafa López, Vainstein, Thiago ni Xavi Castro. Por lo que todo se complicaba aún más ante un equipo que llevaba dos de dos en este 2018 y que tenía la oportunidad de empatar a puntos con el Ciudad Encantada.

Comenzó mal el equipo conquense, parecido al choque de Puente Genil, donde les costó ajustar la defensa y entraba Emilio Esteban con demasiada facilidad, lo que hizo que se fueran de tres en el marcador. Aunque pronto se fue metiendo en el choque con una gran defensa encabezada por Mendoza y Thiago y secundada por el resto, y un ataque fluido con Vainstein y Dutra junto al siempre peligro de Doldán en el pivote. Aunque faltaba por ajustar los extremos, donde Perovic solo hizo uno de cuatro intentos, lo que llevó al cambio de Canyigueral para jugar ahí. Cuenca desperdiciaba tres oportunidades para empatar, pero no lo logró hasta la cuarta con el propio Canyigueral en una jugada muy bien jugada. Precipitó entonces el tiempo muerto de Zupo, que ya por esos tiempos había cambiado de portero y había puesto a Malakia bajo palos. Cuenca también le funcionaba la portería, donde Kilian fue uno de los héroes deteniendo tres siete metros.

Y la fiesta no podía terminar sin la semilla de Rafa López, que fue quien puso el 12-13 a tres segundos del final con un gran lanzamiento exterior. Y es que el ciudadrrealeño también cuajó un buen choque sabiéndolo leer en todo momento. Con ese 12-13 terminó el primer tiempo y con tan solo dos goles de Benidorm en 20 minutos, eso significa que la defensa de Cuenca estaba siendo excelente.

Segunda mitad

La segunda parte fue de infarto, y eso que parecía que sería tranquila cuando el Ciudad Encantada, apoyados en Dutra, se iba de cuatro en el marcador. Aunque de nuevo aparecieron los fantasmas anteriores. Apareció Makaria para hacer varias intervenciones así como el palo, que no estuvo del lado conquense y hasta cuatro dieron seguidos. Dos de Dutra, uno de Rafa y otro de Canyigueral.

Se metieron los alicantinos en el choque, apoyados en su afición, en los siete metros y en las exclusiones, aunque poco que reprochar a la pareja arbitral, que estuvo a un gran nivel, ojala fueran los de cada fin de semana…

Ponían el empate a 23 los locales y quedaba una posesión para Cuenca, que había desaprovechado un siete metros de Dutra en el peor momento. Momentos de infarto, de tensión y cuatro segundos para lanzar un golpe franco. La falta la puso en juego Doldán, cuando todos los defensas se fueron para Dutra y el argentino sin mirar se la dio a Thiago, que curó su constipado con un lanzamiento que terminó siendo el 23-24.

El resto ya es historia, porque lo recordaremos durante mucho tiempo, todos en el centro de la pista celebrando estos puntos importantes para seguir en la zona de arriba y para confiar en un equipo mermado por las lesiones donde se ha sumado la de Xavi Castro y su rodilla derecha, habrá que esperar cómo evoluciona, en un principio no tenía muy buena pinta, pero salió andando del pabellón.

Los guerreros esta vez tuvieron más suerte y siguen haciendo soñar a Cuenca en un final de infarto. ¿Seguimos soñando?

Ficha técnica:

23 – Balonmano Benidorm: Mijuskovic (Makaria); Marchán (1), Simonet (5), Esteban (3), Grau, Cuartero (2, 1p), y Pabán (3, 1p); Rivero (5, 2p), Robles (1), Eloy González (1), Salinas, Calderón, Torrico (2, 1p) e Iván Rodríguez.

24 – Liberbank Ciudad Encantada: Maciel (Kilian); Vainstein (5), Doldán (3), Hugo López, Thiago (1), Perovic (1), Castro (4, 3p); Dutra (7), Canyigueral (1), Mendoza, Nolasco (1), Rafa López (1).

Fuente: El Deporte Conquense