Noticias

Crónicas de los partidos, previas y  actualidad del club

Imagen de archivo

Impresionante encuentro el del Ciudad Encantada en León, lo mereció todo y acabó sin premio, y lo hizo por culpa de dos últimas acciones en las que los árbitros fueron decisivos, lo fueron porque a falta de 30 segundos señalaron un siete metros a favor de León que tenía más pinta de falta de ataque que de otra cosa y acabaron con un golpe franco a favor de Cuenca cuando era siete metros más que evidente sobre Mendoza. No se pudo puntuar, aunque sí aplaudir el trabajo de los de Lidio Jiménez.

Y es que este equipo sabe a lo que juega y lo hace de una manera excelente, de nuevo de memoria y con una defensa 6:0 que hacía que León no se encontrara en el partido y tuviera que desatascarlo con los lanzamientos de Costoya, junto a Cupara el mejor de los suyos, ya que el meta apareció siempre cuando se le necesitaba. Apareció igual que Maciel, de nuevo brillante bajo palos y Castro, Thiago y Vainstein, siendo esenciales en la primera línea. Castro anotando todo lo que tenía, Thiago estirando el brazo y provocando la descalificación de Jaime Fernandez a un minuto y medio del final y Vainstein provocando varios siete metros. La máquina funcionaba y Cuenca ponía la máxima diferencia con el 5-8. Entonces reaccionó León que remontó y se puso dos arriba, pero de los conquenses no querían irse del choque y pusieron el 13-13 al descanso.

Segunda mitad

En la segunda parte empezó mejor Ademar, yéndose en el marcador gracias a Cupara y a los continuos errores en ataque del Ciudad Encantada, al que se le iba notando el cansancio, aunque se mantenía gracias a su buena defensa y a Leo Maciel.

Ponían la máxima de 22-19 a falta de diez minutos para el final, pero de nuevo Castro, una vaselina preciosa de Doldán y un golazo de Sergio López hacían que el marcador llegara con 23-23 a falta de cuatro minutos para el final.

Maciel y Cupara seguían parando y Cuenca pudo irse de uno a falta de un minuto, no lo aprovechó y después los últimos minutos fatídicos, donde los árbitros fueron más transcendentes que nunca y decidieron un choque en el que Cuenca se mereció al menos puntuar. Es complicado frenar al Ciudad Encantada, que plantó cara a todo un León que le dobla en presupuesto y casi en jugadores.

Habrá que esperar hasta dentro de 10 días para volver a los de Lidio Jiménez en El Sargal ante el Benidorm de Zupo, pero de momento, las sensaciones no pueden ser mejores.

Fuente: El Deporte Conquense