Noticias

Crónicas de los partidos, previas y  actualidad del club

El equipo conquense encadena siete partidos sin perder con seis victorias y un empate. La última victoria con un sabor dulce, demasiado dulce, tanto como el momento que están viviendo los de Lidio Jiménez.

Había una espina clavada, era la de un 17 de septiembre en Cuenca cuando el Ciudad Encantada perdió su último partido en El Sargal, lo hizo en el derbi y con un sabor muy amargo.

Este sábado el sabor cambió y fue el más dulce que se puede saborear, porque había ganas de devolverla, había ganas de derbi y había ganas de victoria.

Desde el principio se vio que el partido iba a ser muy intenso y para ello la afición conquense se desplazó hasta Guadalajara, para no dejar solos a los suyos. Más de 100 personas estuvieron en las gradas del David Santamaría.

Primeros minutos de correcalles hasta que el Ciudad Encantada empezó a poner su ley con una gran defensa y con un ataque ordenado que solía acabar en los extremos y en Doldán. Guadalajara con Montoya y jugando por el flanco izquierdo también encontraba los huecos. Hasta que salió Canyigueral para tapar ese espacio y hasta que llegaron las primeras exclusiones en Guadalajara, exclusiones que sirvieron para poner las máximas diferencias en el marcador al irse de cuatro en el electrónico con el 12-16 del minuto 24. Cuenca empezó a ser mejor y merecía esa ventaja, aunque se redujo antes del descanso con el 16-18 con un siete metros transformado por Montoya antes de acabar la primera mitad. Destacar el gran 6:0 de Cuenca, las contras de Sergio López, la fuerza de Vainstein y la inteligencia de Doldán para mover al equipo desde el pivote con sus bloqueos.

En la segunda parte comenzó con uno menos el Ciudad Encantada por la exclusión de Vidal en la última jugada del primer tiempo, pero no notó la inferioridad y volvió a ponerse cuatro arriba. Ventaja que se amplió a cinco gracias al buen hacer en defensa, que hacía que Guadalajara se tuviera que ir al pasivo en cada acción, acciones que tan solo era capaz de resolver Víctor Montoya.

Cuenca se mostraba confiado y confiante en el triunfo e iba aumentando su nivel, aunque llegaron las dudas. Guadalajara, como era de prever, reaccionó y se puso a un gol en el marcador. Le tocaba sufrir a los valientes, pero aparecieron de nuevo las ganas y los bemoles conquenses para que no pudieran empatar. Colo y Thiago tiraron del carro mientras un gran Kilian apareció para ser uno de los héroes del derbi.

Cogió ventaja de cuatro el Ciudad Encantada en los últimos tres minutos para terminar llevándose el choque por 28-31 en un David Santamaría que pareció por momentos El Sargal por el apoyo de la afición conquense. De nuevo haciendo historia, porque ya suma 21 puntos y es quinto empatado con el cuarto, con siete jornadas sin perder y con ganas de plantar cara al Barcelona de alguna manera el miércoles. Los ‘valientes’ siguen soñando y no quieren despertar.

Ficha técnica:

28 – Quabit Guadalajara (16+12): Hombrados (po.) (Barbero – min 43 a 60); Mellado (1), Montoya (6, 2p.), Bozalongo (2), Márquez (2) y Nacho Moya (4), y Redondo (0) -siete inicial-; Valles (5), Padilla (3), Sanz (0), Sedano (1) y Lucas (4).

31 – Liberbank Ciudad Encantada (18+13): Leo Vial (po.) (Kilian – min 40 a 60); Vainstein (6, 2p.), Thiago (4), Doldán (2), Nolasco (2), Sergio López (7, 1p.) y Perovic (2) -siete inicial-; Canyigueral (1), Doldán (1), Hugo López (1), Mendoza (0), Vidal (3) y Nico López (2).

Fuente: El Deporte Conquense